Un estudio destaca que los niños que crecen con perros muestran menos conflictos en las relaciones.

 

Niño con su mascota en el jardín

Una publicación de la Universidad de Cambridge destaca que los menores que tienen perro muestran relaciones con menores niveles de conflicto que los dueños de otro tipo de animales

En los hogares occidentales, tener mascota es casi tan común como tener hermanos o hermanas, aunque relativamente pocos estudios analizan la importancia de las relaciones entre los menores y sus mascotas. “Toda persona que haya amado a una mascota durante la infancia sabe que brindan compañía y confianza, tal como sucede con las relaciones humanas”, dijo Matt Cassels, investigador principal del estudio.

El equipo investigador encuestó a niños de 12 años de edad provenientes de 77 familias donde hay al menos una mascota de cualquier tipo y más de un menor en el hogar. Los niños afirmaron tener sólidas relaciones con sus mascotas en comparación con las que tienen con sus hermanos y hermanas; quienes tienen perro muestran relaciones con menores niveles de conflicto y mayor satisfacción que los dueños de cualquier otro tipo de mascota.

 

Cada vez hay más pruebas de que las mascotas tienen un efecto positivo en la salud humana y la cohesión de la comunidad”, dijo Nancy Gee, investigadora de WALTHAM y coautora del estudio. “El apoyo social que los adolescentes reciben de sus mascotas bien podría sustentar el bienestar psicológico en años posteriores de la vida, pero queda aún mucho por aprender acerca del efecto de las mascotas en el desarrollo infantil en el largo plazo”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *