¿Te vas de Vacaciones? Para un verano feliz con tus mascotas

De la misma forma que nosotros nos preparamos para nuestras vacaciones, lo mismo tenemos que hacer con nuestras mascotas, porque vamos a convivir en ambientes diferentes, con temperaturas y comidas distintas.

Antes del viaje recuerda llevarte la cartilla de vacunación y/o pasaporte por si tienes que acudir a un veterinario, y este esté informado de la protección que ha recibido tu perro o gato. Si es un sitio nuevo, pregunta a tu veterinario por una clínica u hospital veterinario de su confianza en la zona dónde vas a pasar tus vacaciones.

Además, aprovecha, si tu perro o gato se marea en los viajes, consulta con tu veterinario por una medicación específica para el mareo y proporciónasela con antelación, ¡tendréis un viaje más feliz! .

Recuerda que deben viajar en la parte posterior del coche con un separador, bien en un transportín, o atado en el asiento de detrás con un cinturón de seguridad especial.  ¡ Buen Viaje!

Una vez en el sitio elegido recuerda que los cambios de horarios, rutinas, comida y ambientes son más frecuentes las alteraciones gastrointestinales de tu mascota, intenta planificar las comidas y mantener la misma alimentación de siempre.

Ponle hielo en los bebedores. Los animales necesitan hidratación continua y cuando hace calor, mejor agua fresca. Existen fuentes o bebederos adaptados para los gatos, que permiten que el agua circule constantemente.

Protege frente a los parásitos de tu zona de veraneo, existen diferentes parásitos en diferentes zonas geográficas, en el norte de España son más frecuentes las pulgas y en el sur las garrapatas, pero además hay parásitos como la filaria (gusano del corazón) o la leishmaniasis que pueden existir en nuestro lugar de veraneo y no en nuestra zona de residencia habitual y frente a los que nuestros animales no estén convenientemente protegidos.

Revisa después de los paseos por el campo el pelaje y los oídos de tu mascota, pulgas, garrapatas y ácaros o espigas pueden esconderse en los sitios más insospechados de su cuerpo.

No pasees a tu perro en las horas centrales del día, el pavimento acumula el calor y puede quemar sus almohadillas, mejor pasear a primera hora del día o al anochecer. Pon l mano sobre el pavimento durante 5-8 segundos si te quema, a tu perro también.

No dejes nunca solo en el coche a tu perro o gato. Es fundamental que el lugar donde permanezca el animal esté aireado y a la sombra, y mejor que no esté atado, podría sufrir un golpe de calor, son más sensibles que nosotros a las altas temperaturas.

¡Que tengas un buen verano!