Antes de adoptar…

Adoptar una mascota es, sin duda, una decisión que debe meditarse bien. Tenemos que estar absolutamente convencidos de que queremos darle un hogar a ese nuevo miembro y, de este modo, no acabar arrepintiéndonos y dejándole otra vez sin hogar.

Por eso, conviene tener claros algunos detalles:

  1. Lo primero que debemos preguntarnos es el porqué. ¿Por qué queremos compartir nuestra vida con un animal? Es una decisión que cambiará nuestra vida y conviene tener muy clara la razón que nos lleva a hacerlo.
  2. En segundo lugar, nuestro ritmo de vida, costumbres y, en definitiva, tiempo que vamos a poder dedicarle. Hay que llevarles al veterinario, según la mascota que elijamos, sacarle a pasear y… ofrecerles compañía todos los días.
  3. Y cómo no, el tema económico. Tenemos que ser conscientes de que tener una mascota conlleva unos gastos y debemos valorar si podemos hacerles frente.

Sí analizados todos estos aspectos la respuesta es sí y nuestra decisión de adoptar una mascota una decisión firme, tras visitar las distintas protectoras que existen en nuestra localidad y elegir al animal con el que compartir nuestra vida, deberemos formalizar el contrato definitivo de adopción y asumir los gastos de adopción.

Todos los animales se entregan con protocolo veterinario completo, vacunas, analíticas completas y esterilizados lo que hace que, generalmente, la cuota de adopción sea de unos 120 euros.

Y recuerda… Acabas de unir tu vida a la de ese animal. Es una responsabilidad, no la incumplas y disfruta de una de las experiencias más maravillosas que puedan existir.